Acerca de mí

Mi foto
México DF, Antarctica
escribana que estudió periodismo, ama el rock y sus músicas aledañas, así como la poesía y las relaciones tormentosas

febrero 27, 2015

LOS MEJORES DISCOS en ESPAÑOL 2014 || Nrmal 2015...

porque el espacio en el papel nunca es suficiente.... 
las RECOMENDACIONES de la 
RUTA SONORA




___________________


POR CAUSAS DE FUERZA MAYOR, 
LA SELECCIÓN de
MEJORES DISCOS en ESPAÑOL 2014
SERÁ REDISEÑADA Y BIEN PUBLICADA EN BREVE. 

por su comprensión y paciencia, gracias





febrero 20, 2015

BAHIDORÁ 2015. BLONDE REDHEAD. ZOLA JESUS... || Conciertos en DF del 20 al 26 de Febrero.

porque el espacio en el papel nunca es suficiente... 
las RECOMENDACIONES de la
RUTA SONORA
febrero 20 a 26

____________________________________


BAHIDORÁ 2015. BLONDE REDHEAD. ZOLA JESUS.



Asistentes al Bahidorá 2014
Los festivales de música en México han evolucionado considerablemente en la última década. Notable ha sido el esfuerzo de diversos empresarios independientes, los cuales se han alejado del modelo corporativo que implica numerosos escenarios y cantidad desbordada de artistas, que el asistente no alcanza a ver ni pagando el boleto más caro. El entorno hostil, en medio de un terregal o  con paredes de cemento, también han ensombrecido la vivencia. Es por ello que, de entorno amable y natural, el Carnaval Bahidorá en tercera emisión, a efectuarse los días 21 y 22 de febrero en Las Estacas, Morelos, sobresale como concepto, más allá de presumir elenco con “grandes nombres”.


Ambiente relajado 
Sin que ellos lo promuevan así, y a decir de lo ocurrido en las dos ediciones previas, Bahidorá ofrece sobre todo una experiencia interactiva entre iguales, más que un encuentro pasivo donde sólo se va a consumir. En este modelo alterno de festival, el elenco puede ser poco conocido por los asistentes, pero éstos confían y saben que van a descubrir nuevos sonidos, usualmente de calidad. Así, es tan protagonista el escenario y quienes lo animan, como el entorno y el público: sus actividades, sus juegos veinteañeros, sus vestuarios. El festival no dicta: es la gente la que rige su rumbo. Si no se quiere ver a tal o cual banda, hay varias opciones para pasarla bien: como se efectúa en un parque al lado del río Las Estacas, a dos horas de la ciudad de México, es también un paseo para observar la naturaleza, nadar, remar, asistir a temazcales, masajes; tomar talleres artesanales, de yoga, meditación, conciencia ambiental; disfrutar de instalaciones de arte sonoro y visual, o hasta proyectos de arquitectura. Además es posible acampar para disfrutar los dos días de fiesta, sin tener que volver a la ciudad.

De la Soul encabeza el Carnaval Bahidorá
El elenco, de extenso espectro en cuanto a géneros (en su mayoría internacional), es elegido “con pinzas”: artistas de prestigio subterráneo, y uno que otro de nombre mayor, sin llegar a lo extra comercial. Así, este año lo integran: de Estados Unidos: el hip hop clásico de De la Soul, el R&B electro-rock de Dâm Funk, la electrónica suave de Slow Magic, el jazz-house de Osunlade, el electro-rock de Generationals, la selección variada del Dj Jonathan Toubin. 

Hollie Cook

De Inglaterra: el exitoso reggae-pop de la joven Hollie Cook, el electro-indie-folk de Kindness, el ecléctico Dj Star Slinger; de Alemania: el tech-noir de Modeselektor, el house de los Adana Twins, la electrónica flotante de NU; de Canadá: el Dj electropical Uproot Andy; de Holanda: el hip hop de McMelodee + Cookin Soul; de Suecia: la electro-melancolía de Gidge. 

La Yegros







De Argentina: La Yegros, Frikstailers; de Chile: el electro-pop de MKRNI; de México: Salón Acapulco, Lemon Mint, Ratbot (el canadiense Mac DeMarco, uno de sus estelares, canceló; pero si el asistente guarda su pulsera de acceso, le será válida para entrar en próxima actuación).





Modeselektor
Si bien al cierre las entradas ya estaban agotadas (aunque siguen regalando boletos en promociones mediante redes sociales y medios aliados), es importante resaltar la existencia de este esquema, pues le va pisando los talones a los ambiciosos conciertos tamaño bestia, que por falta de consistencia conceptual, han ido perdiendo fuerza al no generar los vínculos que sí logran entre sus asistentes este nuevo tipo de festivales. La ligereza de esta nueva generación de empresarios y público, marcan la actual tendencia (Detalles: www.bahidora.com; horarios: http://bit.ly/1BrthZt ).



ROCK & LOVE FEST. NOCHE DE CHICAS. LATE NIGHT HOWL. LUZ Y FUERZA. DANDY OVERDOSE + DIRTY WOMAN. OXOMAXOMA. STORMWARRIOR. DISASTER FEST. SHE'S A TEASE. FUTURO PASADO. 



VIERNES 20
Zola Jesus



1. Con un sonido mucho más pop, la otrora oscura electro-ambiental Zola Jesus regresa con Taiga (2014), su quinto disco; con todo, preserva su enigmática presencia y su voz fuerte, nasal. Sala (Puebla 186, Roma). 21 horas, $350.




Late Night Howl



2. Propuesta fresquecita: Late Night Howl (Pablo Dodero) y su psych-folk,desde Tijuana. También: Ulises Zarazúa. Foro del Dinosaurio (Museo Universitario del Chopo: Enrique G. Martínez 10, Santa María la Ribera). 20 horas, entrada libre.


Mooi





3. Noche de chicas en el Bajo Circuito, nuevo y original foro ubicado debajo del puente de Circuito Interior que cruza con Juan Escutia, en la Condesa. En vivo: Mooi, Elis Paprika, Los Hollywood y Flor Amargo. 22 horas, $100.



Luz y Fuerza





4. En vivo, el colectivo de electro-cumbia-cabaret Luz y Fuerza, celebrando el cumpleaños de la guapa actriz Laura de Ita. Después, para cerrar la fiesta, pinchando: Dj Negro. Caradura (Nuevo León 73, Condesa). 21 horas, entrada libre. 





Dandy Overdose



5. "No importa el género, importa la música": concierto ecléctico que suma diversos géneros en los que la guitarra atronadora es el común denominador: Dandy Overdose, Dirty Woman, Barcos de Papel, Killer Toy, Defecto. Multiforo Alicia (Cuauhtémoc 91-A, Roma). 20 horas, entrada libre. 



Oxomaxoma por Radio UNAM
6. Rumbo al Festival Nrmal. La legendaria banda experimental mexicana OXOMAXOMA, en vivo, a través de Radio UNAM, dentro del programa Resistencia Modulada. Sala Julián Carrillo (Adolfo Prieto 133, Colonia del Valle; cerca del Metrobús Amores). 21 horas, acceso libre (también puede escucharse por la radio, a través del 96.1 FM). 




SÁBADO 21

Blonde Redhead

1. Muy recomendable, el trío neoyorquino de indie-rock atmosférico, suave, silvestre, de corazón ajado, Blonde Redhead (formado en 1995), en cuarta visita a México con su noveno disco Barragán (2014). El Plaza (Juan Escutia 4, Condesa). 20 horas, $490 a $830.

Las Liebres




2. Rock and Love Fest con puro talento mexicano, más una banda invitada de lujo: Las Liebres, de Argentina, con su psicodelia folk. De acá: Comisario Pantera (último show con uno de sus dos frontmen, Iván Vidauri), La Banderville, Adiós París. Foro Norte (Lomas Verdes 77, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan). 16 horas, $350 (superboletos.com). 








Elli Noise


3. Disaster Fest 2015. Ruido, ruido y más ruido de diferentes vertientes. Rock directo, emo, punk, entre otros géneros: Delux, Kar Accidents, LosViejos, Elli Noise, Camiches, Los Montana. SALA (Puebla 186, Roma). 16 horas, $300.




Stormwarrior



4. Noche de speed y power metal alemán, con un sonido de total apalanadora con: Stormwarrior, Freedom Call y At Vance. Circo Volador (La Viga 156, colonia Jamaica; metro La Viga). 19 horas, $830. 








5. Rock intenso de nueva generación en el ciclo Ensambles Compartidos con: Futuro Pasado, Cthulhu, OGO, Insectontos y Los Heraldos Negros. Museo Universitario del Chopo (Enrique G Martínez 10, Santa Ma la Ribera). 18 horas, entrada libre. 





MARTES 24

She's a Tease


El regreso de los regiomontanos de She's a Tease, con su desmadre colorido y electro-rocker. Pata Negra (Juan Escutia y Tamaulipas, Condesa). 22 horas, entrada libre 













febrero 15, 2015

Los Premios Grammy 2015: cada vez peor.

RUTA SONORA
como usted la vio en La Jornada
15 febrero 2015
____________________________________

Los Premios GRAMMY:
CADA VEZ PEOR

Foto
Kanye West intentando desacreditar los premios Grammy otorgados a Beck
por su disco Morning Phase // foto: Reuters


Hace un año, este espacio (ver aquí: Ruta Sonora 31/01/14 ) abundó sobre la farsa que hay detrás de los premios Grammy que otorga la estadounidense Academia Nacional de Grabaciones, Artes y Ciencias (NARAS, por sus siglas en inglés). En resumen, las tres trasnacionales que acaparan las producciones híper-comerciales (Sony-BMG, Universal y Warner), son las mismas que dictan lo que ha de escucharse, para luego premiarse a sí mismas.

Esto es: tales disqueras funcionan como fábricas en serie que promueven sus productos e intervienen económicamente (payola) para que a base de repetición excesiva, impacten en el gusto masivo. Así, lo más popular termina siendo, no lo más pedido, sino lo más sonado, es decir, lo más pagado. El Grammy gratifica a lo que más se vendió; recupera la inversión, con ganancias, y le hace pasar por “lo más popular”.


Paul McCartney, Rihanna y Kanye West,
en la ceremonia de los premios Grammy 2015


Ello no significa que no haya talento en mucho de lo premiado. El problema está en que se deja fuera de la atención mediática a artistas que no pertenecen al círculo la industria, pero sí están impactando el rumbo de la creación musical. Se hace pasar a esta ceremonia como una distinción a la creatividad, cuando es sólo un gran comercial. Esto no sería ominoso, si existiera además una premiación de tal alcance, que sí reconociera la calidad. Pero no la hay (aunque en Inglaterra están los no tan desprestigiados Brit y Mercury, pero son muy locales) Esto afecta la percepción de la audiencia, así como la de los empresarios para contratar, las productoras para programar, las emisoras para difundir. Por fortuna, aunque con menor impacto, tal reconocimiento existe en medios impresos y digitales, blogs y algunas emisoras de radio.




Premiación esquemática.
Salvó mención a Ferguson.


Prince pronunciándose por Ferguson
A veces al menos la ceremonia es divertida, pero el 8 de febrero se llevó a cabo una de las más aburridas y esquemáticas de la historia, de no ser por el ridículo y risible acto del hip-hopero Kanye West al subirse al escenario a desacreditar al cantautor Beck por ganar tres gramófonos (Mejor Álbum de Rock, Mejor Álbum del Año, Mejor Arreglo para Álbum -no clásico), en favor de su elegante disco Morning Phase (amén de que es su álbum más flojo, tras joyas como Oddelay, Mutations o el gran Sea Change, por los que no había ganado nada). Otros momentos afortunados fueron los pronunciamientos de Prince (“los álbumes, los libros, aún importan; las vidas de la gente negra aún importan”), Common, Pharrell, Beyoncé, entre otros, en torno al asesinato de Michael Brown Jr en Ferguson. Fuera de eso, la mayoría de las canciones pop sonaron igual (a R&B descremado), el nuevo tema de Madonna no rasguñó a nadie, la interacción Paul McCartney-Rihanna-West estuvo para dormir y el intérprete inglés más galardonado, Sam Smith, representó al canto de lobby-bar más somnífero y anodino que pueda haber. Predeciblemente, se premió como productor del año a Max Martin, quien está detrás del sonido homogeneizador de las plásticas Ariana Grande, Nicki Minaj, Katy Perry, Iggy Azaela, Taylor Swift, Jesse J. Todo ello, como parte de la misma descomposición y desmorone.



Lo deseable


Michael Jackson y Quincy Jones en los Grammy 1984,
cuando el disco Thriller arrasó con los premios. 
Lo deseable es que coincidiera lo comercial con la calidad, así sólo se calificara al pop. Ejemplos al azar: en 1964 la mejor nueva banda fue The Beatles; en 1974, el álbum del año fue Tapestry de Carole King; en 1978 Rumours, de Fleetwood Mac. En 1980 (en que ¡por primera vez! se incluyó al rock como categoría) ganó Bob Dylan como mejor cantante del género (compitió con Frank Zappa, Robert Palmer, Joe Jackson). En 1981, nominados a grupo de rock: Pink Floyd, Queen, Pretenders, Blondie. En 1984, postulados a disco del año: Michael Jackson, David Bowie, The Police, el soundtrack de Flashdance (Giorgio Moroder). A partir de los años 90, las cosas empeoraron, aunque como punto a favor, la presencia de músicos afroamericanos, hasta la fecha, ha vivido su mayor auge.

El declive de la industria radica en el abismo que le separa de lo que ocurre realmente en la creación musical, tanto en vivo como a través de internet. Es un club conservador que arropa a unos cuantos, más por relaciones públicas que por arte, cuyo espectro es limitado (otro ejemplo: en los 60 y 70, ni la psicodelia ni el punk fueron registrados).


Cuando Arcade Fire ganó en 2011 un Grammy a
Mejor Disco del Año 2011 por  The Suburbs, disco de genuina calidad
Protegen a lo que según sus criterios, vende. Pero lo malo no es vender, sino que lo puesto en venta es cada vez más básico y pobre.Desdeñan y boicotean (porque les hacen sombra) a los artistas de calidad que llenan festivales, y les siguen llamando “independientes”, aunque sean más numerosos que los afiliados a sus grandes sellos. Y aunque a veces guiñan el ojo a este tipo de músicos, forjados desde el talento genuino (Amy Winehouse en 2008, Arcade Fire y Black Keys en 2011, Daft Punk en 2014, Beck ahora), es inevitable ver cómo ese castillo de cristal se sigue desquebrajando (lista completa de ganadores 2015 en www.grammy.com).





febrero 13, 2015

LO NOTABLE de 2014 (ELECTRÓNICA)

Ruta Sonora
como usted la vio en La Jornada


LO NOTABLE de 2014 (electrónica)



Kevin Drumm + Jason Lescalleet hacen un disco de arte sonoro exquisito


La música electrónica global, no necesariamente bailable, sigue viviendo en su propio mundo, aportando universos alternos que prescinden de los grandes reflectores. Estas piezas siguen sonando a vanguardia y marcando pautas para lo que se ha de seguir oyendo en 2015. Hoy, la primera parte de lo más destacado en discos de electrónica, de 2014.


1. Kevin Drumm + Jason Lescalleet. The Abyss (Estados Unidos). Dos personajes del arte sonoro actual unen sus desoladores paisajes de ambient crudo, espacial y sintético, para generar bellas camas oscuras de sonidos enigmáticos y expansivos cual galaxia, que vuelven al escucha inmune a la gravedad. Deslumbre. Quietud abismal. Misterio.


Alejandro Ghersi
2. Arca. Xen (Venezuela / Inglaterra). El venezolano Alejandro Ghersi, avecindado en Londres, afamado por producir tracks a Kanye West y FKA Twigs, en trabajo ambient solista es superior. Metálico, onírico, experimental, osado. Sintes cual batallas de láser, texturas mil, épicas cuerdas orquestales, ecos percusivos, cortes inesperados. Todo un claridoso y espléndido retruécano sónico.



Katie Gately

3. Katie Gately. Pipes (Blue Eight) (EU). Esta joven neoyorquina de trayectoria fílmica hace un track experimental de 15 minutos (más un “lado B” de diez) que tardó seis meses en ser ensamblado, donde su voz (procesada ene veces) es el único instrumento multi-armónico, multi-tímbrico y rítmico: dato imperceptible salvo por esporádicos cantos lúdicos. Su escucha caótico-sideral provoca asombro, viaje e inquietud.



Gazelle Twin


4. Gazelle Twin. Unflesh (Inglaterra). Con beats indistintos, mucha intriga, con todo y estructuras pop claras, la productora y autora Elizabeth Bernholz distorsiona su voz como la citada Gately (aquí sí es notorio): cantos, coros, ritmos digitales, producen más tensión que baile. Con todo y su cariz industrial y diseño aterrador, el ánimo es brillante, con ligera remembranza a Fever Ray. Electro-pop del fino.






Perc

5. Perc. The power and the glory (Inglaterra). Ruidismo, ambient industrial con agresiva actitud punk. Persistentes camas de audio, distorsiones, reverberancias e interferencias cual errores pródigos; risas maníacas, fantasmales gritos de angustia, claman sobre la situación política inglesa. Atmósferas y beats obsesivos de terror catártico. Genialidad siniestra.



Andy Stott

6. Andy Stott. Faith in strangers (Inglaterra). Maestro del sosiego auditivo y la profundidad, deja atrás su techno experimental y hace segunda a su bello Luxury Problems (2012), una especie de dream-dub experimental, alargado y lento, donde la dulce voz de Alison Skidmore se torna sirena espectral, entre cortinas sintéticas melancólicas y bajos gruesos. Elegantísimo, suave, exquisito.




Kevin Martin


7. The Bug. Angels & Devils (Inglaterra). El productor Kevin Martin regresa con una ricura ambient sintetizada tanto instrumental-suave como cantada-frenética, que roba timbres al grime, dancehall y dubstep. Maravilla electro-rapper de capas prodigiosas y múltiples invitados vocales que van del ragga y el canto afro-pop al hip-hop oscuro, sin ser del todo esos géneros. De lo más cool del año.





TJ Hertz

8. Objekt. Flatland (Japón/Berlín). Nacido en Japón, TJ Hertz creció en Londres pero su vida en Alemania le ha hecho estirar sus inicios techno a lugares distintos de lo trillado, con la aprehensión de sus admirados Aphex Twin y Autechre en el ritmo, así como de la ingeniería y deleite tecnológico nipones en los arreglos. Beats metálicos, furtivos, Disco inteligente, creativo, para hacer bailar las neuronas. 


Fennesz


9. Fennesz. Bécs. (Austria). Proveniente de la electroacústica, este artista lleva al extremo su guitarra eléctrica, al hacerla sonar a cualquier otra cosa volátil, entre teclados generadores de ruidismo sideral y belleza soleada. No es lo suyo la tristeza ni la oscuridad, sino el sonido esperanzado y flotador, sin dejar de ser bizarro, pastoso.





William Doyle
10. East India Youth. Total Strife Forever (Inglaterra). Joven debut de William Doyle quien, como hace James Blake (más en espíritu que en sonido), lleva sus sonidos electro-arty a un terreno y ánimo pop. Beats ligeros synth-tech o con batería, pianos magros, kraut-beat; a veces instrumental y espacial, al veces con su voz ligera cual de soft-rock. De notoria ascendencia tanto de Bian Eno como de Laurel Halo y Daniel Avery, resulta agraciado.









Lo notable de 2014 (electro II)



Ben Frost

Hoy, la segunda parte con lo mejor de la música electrónica de 2014 a nivel internacional, todavía del ambient panorámico a géneros más bailables: entre los cuales, el techno sigue gozando de salud, así como el industrial suave, el electro-pop sagaz y aún algo de dubstep.

11. Ben Frost. A U R O R A (Australia/Islandia). Este autor experimental australiano, forjado en Islandia y el arte actual, ganó con esta pieza, al lado de la instalación multimedia Enclave (Trevor Tweeten), el premio Deutsche Börse 2014: una belleza amenazante grabada en el Congo, cerca del volcán Nyiragongo, cuya música efervesce cual magma. Ambient oscuro e insistente, de sintes férreos, cuerdas épicas y percusiones machacantes. Poético, perturbador.

Volker Bertelman




12. Hauschka. Abandoned city (Alemania). Volker Bertelman, autor de electroacústica afamado por sus obras para piano preparado, ofrece melancolía e inventiva, donde dicho instrumento es central, en varias capas. Su minimalismo persistente evoca cielos grises y calles deshabitadas. Violines discretos, contrabajo y clarinete pincelados, crean un bello andamiaje para la desolación.





Labradford Members Form Anjou, Announce Debut Album, Share
Portada de Anjou



13. Anjou. Anjou (Estados Unidos). El trío de Virginia, derivado del grupo de space-rock Labradford, indaga panoramas lóbregos mediante ambientaciones apacibles, texturas sintético-modulares, instrumentaciones percusivo-orgánicas y guitarras procesadas. Todo un deleite onírico y expansivo.






Seb Gainsborough



14. Vessel. Punish, honey (Inglaterra). De Bristol, Seb Gainsborough reúne rasgos de techno, dubstep, ambient e industrial para ejecutar un creativo cyber-periplo. Con mucha tensión, mediante camas de audio constantes, golpes, beats y chirridos, pareciera ir contando una historia de ficción osada y peligrosa.





Steven Ellison 


15. Flying Lotus. You’re dead! (EU). Steven Ellison, sobrino nieto de Alice y John Coltrane, sigue sin negar su ascendencia: sobre una base de fino jazz, mezcla un extravagante retruécano de electro-beats con R&B y hip hop, acelerado y animoso, ya sea instrumental o rapeado. Herbie Hancock, Snoop Dog, Kendrick Lamar, algunos de sus invitados. Tóxico, sensual, viajado.





Aphex Twin (Richard D James)

16. Aphex Twin. Syro (Inglaterra). Su edición misma fue en sí lo relevante, luego de 13 años de ausencia fonográfica: Richard David James, vanguardista en los años 90, con misterio análogo y digital, fusiona tranquilos beats techno-micro-junglescos con ambient ligero y juguetón. Detallista e impecable. 






Aaron Jerome // SBTRKT


17. SBTRKT. Wonder where we land. (Inglaterra). Aaron Jerome brinda un dubstep más suave que el antes hecho, sin abandonar creatividad. Con más R&B cantado, mucho soul-funk, algo de indie-dance e invitados como Ezra Koening, Sampha, Raury, Jessie Ware, hace un álbum de electro-pop & rap alterno harto elegante. 





Darren Cunningham

18. Actress. Ghettoville. (Inglaterra). Darren Cunningham le baja a las revoluciones para ofrecer un techno-ambient cadencioso e hipnótico con mucho groove y líneas de bajo intensas. De producción austera y sonidos crudos, dibuja paisajes sintéticos, grises, atrayentes, para nunca despertar.



Grumbling Fur





19. Grumbling Fur. Preternaturals (Inglaterra). El dúo londinense deja lo kraut para hacer inusual coctel: ambient dulce, science-pop, beats y cantos ocasionales a lo Depeche Mode, así como guitarras acústicas folk-psicodélicas. El resultado es una chulada vaporosa, bonita, en volado color pastel.





Xiu Xiu


20. Xiu Xiu. Angel guts: red classroom (EU). El noise-pop de Jamie Stewart se torna oscuro: tech-beats industriales suaves, no violentos sino melancólicos, inspirado en Einstürzende Neubauten, Scott Walker y Suicide. Angustiado, inventivo, en actitud teatral y profunda, intimida y fascina.





_______________________________


Ibibio Sound Machine


Otros discos destacados. El afrikan-pop-electro-disco-funk de Ibibio Sound Machine (disco epónimo). El paisajismo soñador de Plaid: Reachy Prints; Zammuto: Anchor; Roll the Dice: Until silence. La grandilocuencia fílmica, electro-orquestal de Locust: After the rain. El minimal-tech de altura de Plastikman: Ex, performed live at Guggenheim NYC. El ambient industrial pleno de terror y obsesión de Pharmakon: Bestial Burden. El techno metálico y taciturno de Clark (epónimo). El disco-dance espacial de The Juan Maclean: In a dream.






Samaris

El cyber-tech futurista de Fhloston Paradigm: The Phoenix. El ambient-house con voces muy a lo Björk de Samaris: Silkidrangar.
El refinado soft-tech + house de Martyn: The air between words. El industrial-tech + pop lúdico de Liars: Mess. El electro-pop suave de Caribou: Our love. El electro-lounge de Todd Terje: It’s álbum time. El new-wave electro-misterioso de Future Islands: Singles. El dream pop de Little Dragon: Nabuma Rubberband. El disco-pop de ondilla de La Roux: Trouble in Paradise. El ambient + house de Francis Harris: Minutes of sleep. El baile celebratorio de Basement Jaxx: Junto. Las mezclas acid + old school house de Erol Alkan: Fabriclive 77.