Acerca de mí

Mi foto
México DF, Antarctica
escribana que estudió periodismo, ama el rock y sus músicas aledañas, así como la poesía y las relaciones tormentosas

abril 15, 2011

Reseña VIVE LATINO 2011

Vive Latino 2011: del éxtasis a la aberración

por: Pati Peñaloza


fotos: Pablo Camarena
( STAGE Art & Entertainment)
http://stageartentertainment.blogspot.com/

video

El Festival Vive Latino 2011, ocurrido los días 8, 9 y 10 de abril en el Foro Sol, en su edición 12, fue la más ambiciosa de su historia, y sin duda puede ser ya considerado como el más importante de Latinoamérica, en cuanto a rock de habla hispana. Tres días, 170 mil asistentes y 120 artistas de primer orden (uno de los elencos más balanceados y atinados que haya tenido el mismo), tanto nacional como internacional, con buen sonido, en medio de una organización que siempre tendrá mucho qué mejorar, pero que a nivel general se mantuvo bajo control, hablaron bien no sólo de la operadora de conciertos Ocesa, sino de la madurez de sus asistentes, y contrastó con la imposibilidad de que festivales de esta magnitud pudieran llevarse a cabo en México hace apenas 15 años, además de demostrar que el rock hecho en español en distintas latitudes goza de cabal salud y va en ascenso.

Edición de contrastes, en la que se pasó del éxtasis por el regreso de Caifanes, al machismo aberrante propiciado por los operadores de las pantallas, quienes forzaban a las chicas alzadas en hombros, a desnudarse, de modo insultante, mientras las enfocaban: “¡chichis, chichis!” Si lo hacían, les ponían en pantalla “¡zórrales!” y si no: “entonces bájate”, entre otros letreros de muy mal gusto: Ocesa nos debe una explicación y una disculpa por tan bajo acto.












Pero pasando de lo tremendo a lo agradable, aquí, una entrevista con
Alfonso André, baterista de la mexicana banda estelar, una estampa de dicho reencuentro, y un repasón a lo mejor del festival.


André: La magia ya está

--Durante los ensayos para su histórica actuación, ocurrida el sábado 9 tras 16 años de no tocar juntos, y a propósito de su próxima presentación en el Festival Coachella el 15 de abril.. ¿llegaste a senttir que se daba la vibra para componer algo nuevo? André: “No veo por qué no. La magia ya está”.

Mientras el domingo 10 termina de dar conferencia su hijo Julián, de 14 años, quien integra la banda Ritalín, Alfonso, radiante, expresa su balance: “Fue muy divertido, me divertí como enano, pero también fue raro volver a tocar juntos tras tantos años de no hacerlo, muy emocionante; qué padre que se dio. Muchos años pensamos que jamás se daría, pero qué bueno que ocurrió y fuimos lo suficientemente inteligentes. En el proceso hubo de todo, no nos poníamos de acuerdo en las condiciones finales… Sabo y yo fuimos los últimos en entrarle… pero entre varios estira y afloja, al final a todos nos ganaron las ganas de hacerlo; es algo que teníamos que hacer, sacarnos esa espina. Caifanes terminó en 1995 de una forma bastante fea, así que si no tocamos nunca más, ésta podría ser una mejor manera de terminarlo”.

Se le pregunta si realmente fue un nuevo final, y si es que de verdad no volverán a componer juntos. Responde: “Lo estamos tomando con cautela; no queremos comprometernos a algo que no sabemos si se hará o no. Si se da naturalmente, lo haremos. Saúl (Hernández) va a editar en mayo su disco solista, Remando, y yo también sacaré el mío, Cerro del Aire, donde toco, canto, y tengo de invitados a José Manuel Aguilera, Federico Fong, varios Caifanes, Aleks Syntek, mi mujer Cecilia Toussaint y mi hijo”. Se le insiste: ¿habrá material nuevo? “Nos concentramos en sacar las canciones para los conciertos, no tuvimos mucho tiempo para hacer algo nuevo… pero si se da, no veo por qué no. La magia ya está”, remata.



La insólita noche del regreso de los Caifanes

La insólita noche del regreso de los Caifanes, los ánimos de unos 70 mil estaban en llamas, más por dentro que por fuera. Aunque todos coreaban en lo alto, e incluso impedían oír a Saúl, el sol y las cervezas tenían fumigado al respetable. Con todo, la voz ajada de Hernández, al grito de “es difícil hablar, cuando ustedes ya robaron la palabra: Caifanes a sus pies”, hiló uno a uno esos sus versos pacheco-esotéricos tantas veces coreados en los 90, a veces por debajo en volumen, a la poderosa guitarra de Alejandro Marcovich, cuyas variaciones a sus requintos, de fuerte personalidad propia, refrescaron memoria y a la vez pusieron al día un sonido único, que no suena a otra cosa que a Caifanes.

Ahí estaba la dupla base, el centro de una historia de amistad recuperada, pero también una historia de negocios, de fama, de pasiones. Duelo amistoso que se dejó acompañar por Alfonso, Sabo y Diego, para recorrer un setlist en orden cronológico de acuerdo con sus discos: Caifanes, El diablito, El Silencio, El nervio del volcán. Saúl pidió al presidente Calderón que así como movió tanto para resolver el caso de dos agentes gringos, así resuelva tantos casos de mujeres asesinadas en Juárez... Los llantos corrieron, las notas y el sonido impecable, permanecieron. Un show conmovedor, inolvidable, de una de las bandas más relevantes que hayan nacido en suelo mexicano... para quienes el reto sea ver si pueden generar juntos material nuevo, y no sólo quedarse en la nostalgia.

SETLIST de Caifanes, 9 abr 2011, Foro Sol:

Mátenme porque me muero/ Viento / Antes de que nos olviden / Los Dioses Ocultos / Voy detrás de ti / Nubes / Piedra / Ayer me dijo un ave / Aquí no es así / Miedo / Afuera / Nos vamos juntos /// ENCORE /// La célula que explota // No dejes que / La Negra Tomasa.


LO QUE NO ROQUEÓ:


1. Además de lo ya citado sobre la violencia verbal que se cometió contra las mujeres en las pantallas, si bien muchos artistas y bandas, de manera individual, recordaron o rindieron homenaje a Rita Guerrero, no roqueó que de manera oficial no se le hiciera un homenaje musical específico, sino sólo a Gustavo Cerati, bastante desangelado por cierto. Sobre todo indigna, por el hecho de que Rita fue una de las grandes promotoras, en su momento, de que en el DF existiera libertad para llevar a cabo conciertos de esta magnitud, antes impensable.

2. Otro de los “escándalos” del Vive consistió en un hábil que se fugó del área de prensa con su computadora, se coló entre la masa, y transmitió en vivo el concierto de Caifanes por streaming de audio, razón por la cual al otro día, los pobres periodistas fueron vigilados y controlados al máximo, creando incomodidad en muchos de ellos.

3. Muy sonado fue también el “portazo” llevado a cabo en la puerta 5 el sábado 9 al mediodía, razón por la cual entraron unas 200 personas, pero también se detuvo por mucho tiempo a gente que se quedó sin ver muchos de los actos abridores del Festival.

4. Una gran queja provino de quienes no asistieron pero querían verlo por internet, para lo cual obtuvo los derechos la refresquera Coca Cola, para transmitirlo por “Coca Cola TV”, intento que resultó harto fallido pues el acceso se saturó y se la pasó colapsándose y cortándose. Si bien otros años, Telehit había transmitido dicha señal con respetable visibilidad y audio, este año fue casi imposible verlo desde fuera.

5. ¿¡¡¡Y qué decir de los precios de los alimentos y las cervezas calientes y aguadas?!!! Como siempre, muy altos. No por nada, la pobre chaviza andaba toda fumigada.

6. Finalmente, uno de los grandes cocos de Ocesa, sigue siendo el no tomar responsabilidad en cuanto a coordinarse con Protección Civil o Tránsito del DF, respecto de la salida de estos conciertos masivos, los cuales se convierten en un caos infame para todos los asistentes, pues muchos accesos son cerrados en vez de ser abiertos y fluidos, lo que hace que el final de una buena experiencia, se torne en una pesadilla. Hace mucha falta que no sólo digan: ahí está su concierto, y al salir háganse bolas.


@patipenaloza






Pero por el lado menos azaroso, la música brilló en su esplendor, y cada día tuvo sus momentos estelares.

VIERNES 8 de ABRIL


Bostich y Fussible (Nortec). foto: Alejandro Meléndez


Lo más destacado fue: BOSTICH & FUSSIBLE, JANE’S ADDICTION, TOKYO SKA PARADISE ORCHESTRA, CHARLY GARCÍA, ELIS PAPRIKA, BOMBA ESTÉREO, SHE’S A TEASE, PELLEJOS, SEPULTURA y BANDA DE TURISTAS.

BOSTICH & FUSSIBLE. Siempre innovando, este dueto del Colectivo Nortec, acompañado por muy buenos músicos en tuba y acordeón, le dieron a su tecnología de avanzada para poder picarle al taconazo, con todo y modulares que recuerdan tanto a Star Trek como a las películas del Santo, y con máscaras metálicas y trajes, además del riguroso sombrero norteño: algo así como la versión ranchera de Daft Punk, sin por ello bajar la calidad de su sonido, sino al contrario, demostrando que son una de las propuestas musicales más originales de nuestro país.

JANE’S ADDICTION.
Aunque no es el mejor momento de Perry Farrell, Dave Navarro y compañía, entre bailarinas sabrosonas y riffs despiadados, así como la teatralidad innata de Farrell, ofrecieron un espectáculo digno y glamoroso. Gran momento fue cuando tocaron “Jane says” en versión acústica.

>Jane's Addiction. foto: Gabriela Romero















TOKYO SKA PARADISE ORCHESTRA. Desde Japón con amor, esta banda de locos arrasó con el escenario principal, con su fusión de punk, ska y rocksteady enfebrecidos. Atronadores y despampanantes, dieron cátedra a todos los amantes del género, a punta de entrega total y nipona energía.

foto: Alejandro Meléndez >>



< foto: Alejandro Meléndez

CHARLY GARCÍA. Tampoco es el mejor momento del gran Charly y de hecho a muchos les sorprendió verlo tan subido de peso, casi irreconocible, a raíz de haber dejado las drogas. Sin embargo, con gran simpatía y entrega, tocó uno tras otro sus temas más memorables, vestido cual charro, y demostrando al piano, a mil manos, por qué es una de las leyendas del rock argentino.




BOMBA ESTÉREO. De Colombia, mezclando ritmos afroantillanos con funk y electrónica, la guapa Liliana Saumet ataviada con un traje metálico azul, encantó e hizo bailar a los presentes, y mantuvo prendido el fuego en cada uno, mientras expresaba mensajes solidarios con América Latina.

Bomba Stereo. foto: Alejandro Meléndez >>

SHE’S A TEASE. Mucha gente se congregó para saltar al ritmo del electro-rock de esta banda mexicana, con algunos invitados como Sax de Maldita Vecindad, así como Catsup, Marcela y Priscila de Quiero Club. Aunque hubo ligeras fallas de audio, el ritmo no se detuvo, sobre todo alrededor de sus animosos temas, tales como “Datos íntimos” y “Fiebre de Jack”.


PELLEJOS. Con una propuesta inteligente, oscura, mordaz y harto distorsionada, estos veteranos subterráneos del DF irrumpieron con su antisolemnidad, para ser una de las bandas a las que hay que seguir muy de cerca, por su ironía y gran presencia escénica.

SEPULTURA. A pesar de que sus líderes originales, Max e Igor Cavalera ya no están en la agrupación, complacieron al presente con temas de absoluto headbanging, como “Roots Bloody Roots”, “Territory”, “Inner self”, “Arise” o “Troops of doom”. El rugido infernal no sólo provino de los micrófonos sino también de los asistentes que, afines al metal, cerraron el viernes agitando toda mata posible.