Acerca de mí

Mi foto
México DF, Antarctica
escribana que estudió periodismo, ama el rock y sus músicas aledañas, así como la poesía y las relaciones tormentosas

noviembre 05, 2022

HIPNOSIS 2022: Equilibrio sideral sin falla (preview)

 por: Patricia Peñaloza

____________________

HIPNOSIS 2022: 

Equilibrio sideral sin falla


(preview) 


En quinta edición, y después de dejar atrás las restricciones extremas por pandemia, llega el festival favorito de la morriza gustosa de las guitarras expansivas, las atmósferas lisérgicas, la pachequez cósmica, ruidosa, densa. Como en cada edición, Hipnosis se luce con una curaduría equilibrada en cuanto a generaciones y géneros musicales, siempre dentro de los terrenos del trance exacerbado.

Y como acostumbra este encuentro, mucha de la oferta es una propuesta no muy comercial (salvo excepciones), lista para ser descubierta, o que quizá para muchos sea desconocida. Así que si van a dejarse sorprender, acá una guía por países, por cada banda del cartel, para que les quede claro de qué va el cartel 2022 y elijan lo que más se acerque a su curiosidad y hambre sonora.

Festival Hipnosis se lleva a cabo este 5 de noviembre en el Parque Bicentenario, CDMX. Detalles, horarios y accesos en: www.hipnosismx.com. 12 del día a 2:30 de la madrugada del domingo 6.

  

Estados Unidos


Primus

Primus. El acto clásico más pesado del festival lo engalana este tremendo combo encabezado por el virtuoso bajista californiano Les Claypool, quien desde 1985 le recordó al mundo que su elástico instrumento también puede ser un arma peligrosa para ejecutar el rock como es debido, a la altura de la endiosada guitarra. Heredera de la locura, la exploración sónica y el humor ácido de Frank Zappa, Primus se ha convertido con los años en una entidad de culto, con platos como el Sailing in the Seas of Cheese (1991), Pork Soda (1993) y Tales from the Punchbowl (1995). El grupo nunca ha dejado de estar en activo con posteriores grabaciones y conciertos, hasta la fecha. Para Hipnosis, la banda trae montado el A Farewell to Kings (1977) de la también mítica banda emblemática del progresivo setentero, Rush, toda una faena en vivo, más los éxitos obligados de Claypool y compañía.


The Mars Volta
The Mars Volta. Poca presentación requiere este dueto flamboyante y destructor, de El Paso, Texas, en el que el jefe compositor y dotado guitarrista Omar Rodríguez-López, y el explosivo cantante y letrista Cedric Bixler-Zavala, tripulan una nave que lo mismo exuda elementos de hardcore, progresivo, psicodelia que un poco de jazz, con un ánimo agresivo, angustiado, pero también espiritual y dramático. Surgidos con el siglo, parten el queso: su debut Deloused in the Comatorium (2003), Frances the Mute (2005), Amputechture (2006), The Bedlam in Goliath (2008), entre otros. Para 2022 vuelven con disco homónimo y un mood más flotante. El de Hipnosis será el único show que den en Latinoamérica, a lo largo de su actual gira.

Osees
Osees. Maravillosa agrupación de San Francisco formada en 1998 y liderada por el genio John Dwyer, caballero armado de la guitarra enferma, prolífico (uno o dos discos por año) y sin miedo a la experimentación, así como a brincar de un estilo a otro, o de un nombre a otro (primero como Thee Oh Sees, luego como Oh Sees y ahora sólo Osees). Hardcore, garage-punk, psicodelia oscura, pop-gresivo, funk, experimentación volátil, confluyen en la cabeza loca de Dwyer y compañía, usualmente con dos baterías en vivo y una energía demoledora, capaz de arrancar cabezas en cada presentación. Como Osees, sobresale el disco Protean Threat (2020); para 2022 estrenan el enteramente punk A Foul Forum; como Thee Oh Sees: The Masters Bedroom is Worth Spending a Night In (2008), Castlemania (2011), Putrifiers II (2012), el gran Floating Coffin (2013), el excelso Mutilator Defeated at Last (2015), Orc (2017) y Face Stabber (2019).


The Black Angels

The Black Angels. De la escena lisérgica de Austin, Texas, surgen estos vaqueros de la psicodelia combinada con shoegaze, reverberaciones groseras y garage maldito, en una superposición de estilos y décadas poco socorrida en el orbe, pero bastante común en tal región. Por sus venas pasan las melodías oscuras y depresivas de la Velvet Underground, el melódico viaje desértico de The Doors, el abandono ácido de The 13th Floor Elevators, pero también el traslado espacial de Spiritualized y Spacemen 3. Destacan los discos Passover (2006), Phosphene Dream (2010), Death Song (2017). En 2022, estos ángeles oscuros caen a Tierra con Wilderness of Mirrors, pura oscuridad garage-post-punk-retro-shoegaze-new-wavera.

 

Moon Duo.

Moon Duo
También de San Francisco, este ruidoso pero inquietante dueto electro-punk / shoegazer integrado por el compositor y guitarrista Ripley Johnson (del grupo Wooden Shjips) y la tecladista Sanae Yamada, sobre ritmos sintéticos, circulares, de tendencia motorik, provenientes del kraut, inspirados en Silver Apples y Suicide, generan atmósferas precisas, concretas, siniestras, a veces garageras, sin dejar de ser volátiles, entre voces y rasgueos atascados de eco psicodélico-sideral. Harto notables el Mazes (2011) y el Circles (2012); también molan el Shadow of the Sun (2015) y el Stars are the light (2019).


Chicano Batman

Chicano Batman. De Los Ángeles (¿de dónde más, con ese nombre?), este híbrido latino-estadunidense encabezado por Eduardo Arenas, le pega a la nostalgia pop-psicodélica californiana con baladas enamoradas, plenas de blues, funk y soul de los años 60 y 70, todo ello con un baño de expansión melódica-coral bastante cálido y abrazable, lleno de esperanza y organitos hammond para agarrar de la cintura a la pareja. Debutan con disco homónimo en 2010, pero sobresalen con Freedom is Free (2017). Le echaron un poco más de funk, ritmos caribeños y timbres electrónicos con Invisible People (2020).

 

Tempers
Tempers. Dúo neoyorquino integrado por Jasmine Golestaneh y Eddie Cooper, que con dulce oscuridad generan un synth / dream / pop de rugosidad lo-fi a bordo de una rítmica lentísima, tanto como los latidos taciturnos que les carcomen el corazón. Poesía sintética, melancolía cardiaca, que no por quebrada deja de soñar. Destacan: Private Life (2019) y New Meaning (2022).

 

Japón

Kikagaku Moyo

Kikagaku Moyo. Desde 2012, estos oriundos de Tokyo vienen dándole de manera exquisita a una forma muy particular de interpretar la psicodelia. Sin embargo, ya se retiran y éste será su último show internacional, así que hay que aprovecharlos. Las Formas Geométricas (lo que significa su nombre), hermanados en sonido con sus paisanos de Ghost y los Acid Mothers Temple, así como con los suecos de Dungen, incorporan elementos de música cinematográfica de la India, canto tradicional japonés, folk acústico sesentero y un poco de kraut a sus intrincadas pero finas estructuras, inspiradas en Can y Faust, así como en ciertos pasajes del más calmo King Crimson. Guitarras progre-psicodélicas, distorsión moderada, rítmicas funky-cósmicas. Pura tranquilidad para rolar el toque con calma y clavadez. Brillan con Forest of Lost Children y Mammatus Clouds (ambos de 2014), House in the Tall Grass (2016), pero sobre todo con Masana Temples (2018). En 2022 los sonidos orientales y las guitarras elásticas se recrudecen con el sereno y bello Kumoyo Island.

 

Australia

Psychedelic Porn Crumpets

Psychedelic Porn Crumpets. Guitarras volátiles, ricas en melodías juguetonas de sube y baja, heredadas de la psicodelia stoner, pero sin la fiereza de aquellos años, lejos del hardrock, más cercanos a la melodía onírica, con descansos etéreos a medio camino: respiros, momentos de calma, en medio de sus tormentas de distorsión y de sus pedales espaciales. Lisergia caleidoscópica y malabares proto-progres, jazzy-friendly, debajo de coros armónicos sutiles. De la misma ciudad que sus patronos Tame Impala (Perth), empatan más bien con los momentos melódicos de King Gizzard and the Lizard Wizard. Brillan con And Now for the Whatchamacallit (2019) y Shyga! The Sunlight Mound (2021). Para Night Gnomes (2022) vienen más densos, aunque extendidos en sus notas, menos acelerados.

The Lazy Eyes


The Lazy Eyes.  Sencilla pero sabrosa banda de Sydney, surgida de un árbol similar a Tame Impala, cuyo ejemplo cundió cual reguero de semillas en la amplitudes australianas. Locos por el flanger en las guitarras, ejecutan un pop rock de ascendencia psicodélica suave, colorida y tersa, soñadora y feliz. Un tanto derivativa de lo que ya oímos bastante tanto con el grupo citado, como con Pond, Tempest, etc, pero no por ello menos agradables. Tras dos EPs (EP1 y EP2), editan el LP Songbook (2022).

 


The Babe Rainbow


The Babe Rainbow. Más y más neopsicodelia oceánica con este quinteto, en este caso de baja intensidad. Días soleados, flautas y guitarras folk, percusiones bucólicas, solos pausados, bajos exquisitos, dulzura veraniega, con una alegría vital similar a la de los californianos Allah-Las. Con ellos, siempre es playa, siempre hay sol. Despuntan: Double Rainbow (2018), pero sobre todo, el Today (2019). Para 2021 publicaron Changing Colours,  en el mismo tono hippie y tranquilo.

 


Inglaterra

Still Corners



Still Corners. Atmósferas de terciopelo, emanadas del alma y voz de Tessa Murray, navegan sobre los paisajes sintéticos de Greg Hughes. Teclados desvaídos, pianos claros, guitarras acústicas, rítmicas sencillas. A medio camino entre el dream pop, el synth y el ambient, el dueto regala caramelos de bajas calorías para relajarse en la sala de estar interior. Creatures of an Hour (2011) fue un prometedor debut, seguido por Strange Pleasures (2013). Siguieron su camino fonográfico sin muchos sobresaltos. En 2021 editaron The Last Exit.

 




México

 

El Universo

El Universo. De CDMX, este trío se inspira en el krautrock para arrojar un post-rock espacial instrumental que va más allá del género para apropiarse de él y llevarlo a otro lado. Con giros hipnóticos que recuerdan al Sonic Youth más clavado y ataques guitarriles más grunges a veces que de talante alemán, destacan en la escena cósmica nacional actual. Llamaron la atención con su disco homónimo de 2021 y ahora en 2022 con un disco en vivo (Live Bootleg).



Parque de Cometas

Parque de Cometas. "Pop revuelto", dice esta banda tijuanense acerca de su música. Indie pop de inspiración noventera: riffs tristes en espiral y muchos platillos alocados. Pasajes desencantados para hacer la vida más soportable, que llegan directo al corazón pero también a las piernas y la cabeza, lista para no dejar de ser agitada. Se dejan oír desde 2018 en varios sencillos; reúnen su trabajo en el recopilatorio Intenciones: demos y maquetas (2019) y el álbum Paseo (2020).

 





Colombia

Romperayo

Romperayo. Con todo el sabor tropical /caribeño en la sangre, no niegan la cruz de su parroquia estos muchachos de Bogotá. Pura gozadera ancestral que suena a brujería en loop, tanto de electrónica como de música orgánica (percusiones, güiro, flautas, acordeones) para echar el huarachazo sin fin toda la noche. Se les oye desde 2015 en disco homónimo, así como en ¿Qué Jué? (2018) y en Así no se puede muchaches (2022).

 

 

junio 23, 2022

Venta de boletos #CC22: el abuso descarado

 Ruta Sonora apócrifa
20 de Junio 2022

________________________________________________

Venta de boletos #CC22: el abuso descarado

Gran revuelo e indignación causaron a los amantes del rock internacional de calidad, la semana pasada (https://bit.ly/3zLpMke), las ventas inexplicablemente aceleradas, al punto de agotarse en unas cuantas horas todas las "fases" (usualmente diferidas a lo largo de meses) de los boletos del festival Corona Capital 2022, a ocurrir los días 18, 19 y 20 de noviembre en la Ciudad de México: aparecieron en preventa el lunes 13 de junio y el miércoles 15 se dio por terminada la venta (sold out). Las redes sociales se encendieron de enojo e impotencia, primero por lo inusitadamente alto de los precios de las entradas, en cuanto al contexto y realidad mexicanas, y luego por lo irreal de su fugaz venta: el abono de acceso a los tres días costó $3900 en fase 1 y de $4600 a $6100 en las fases 2, 3 y 4 respectivamente; para boletos por día en área general, la fase 1 no existió para todo público (sólo para afiliados con prioridad) y a partir de la fase 2 costaron de $1890 a $2700 (todo ello sin contar con los precios V.I.P Comfort Pass y Citibanamex Plus, de $4660 a $8801, de las fases 1 a la 3). El miércoles, la venta general para los que no son tarjeta-habientes del banco patrocinador, fue de $1900 a $3000 (fase 1 inexistente; y luego fase 2 a fase 4); el mismo día en la tarde ya no había entradas.

El que se agotaran los boletos tan rápido, de forma inédita en un festival de este perfil, en un momento en que la ciudadanía pasa un momento económico difícil tras pandemia, con precios que casi alcanzaron los 9 mil pesos, causó demasiadas sospechas. No parecían haberse vendido de forma "orgánica" sino artificial a manos de, cabe sospechar, la reventa  local (ilegal en México), que como ya se ha comprobado en diferentes ventanas periodísticas (Ruta Sonora, La Jornada 21/09/18 https://bit.ly/2Nt22dv), suele estar coludida con Ticketmaster.

El segundo desaguisado fue hacer notar lo falso o absurdo de las "fases" de venta. De entrada, ¿cómo es posible que por un mismo producto o servicio, se cobren diferentes cantidades de dinero, a capricho del vendedor, sin mediar condiciones de por medio? Y es que la compañía boletera no publica cuánto tiempo dura cada fase o a qué cantidad de boletos vendidos obedece cada lapso de venta. A decir de la Asociación Civil Belforo, dedicada a la protección del consumidor, "el omitir información por etapa y el condicionamiento a un mayor precio, es una práctica comercial abusiva", según los artículos 25 BIS y 43 de la Ley Federal de Protección al Consumidor (https://bit.ly/3tFRVoU).

En sus inicios, las "fases" tenían razón de ser como oferta de mercado (mientras más anticipadamente se compraran los boletos, más económicos; mientras más cerca el festival, más caros), pues existían fechas aproximadas límite (por ejemplo: primera fase en junio, segunda fase en julio y agosto, etcétera) y la compra iba siendo paulatina, orgánica, creíble. Sin embargo, cuando esta vez los usuarios habituales de tales servicios se percataron de que la compra masiva fue inmediata (algo inusual) y que la mayoría de las quejas en redes consistieron en que no pudieron comprar boletos, no sólo perdieron sentido las "fases" (la variación de precios fue entre un horario y otro, y no entre meses), sino que tal hecho irregular levantó suspicacias e hizo sospechar que la compra pudiera haber sido acaparada por los revendedores. De hecho, en este momento, el único modo de adquirir entradas es a través de la reventa. 

Prácticas irracionales

Si bien el precio de las entradas a conciertos encareció para justicia de los músicos (desde que el negocio de la música dejó de estar en la venta de discos y pasó a estar en los shows, desde hace unos diez años), la mayor empresa de conciertos en México, CIE (Ocesa / Ticketmaster México) se ha aprovechado de los huecos legales que existen en la venta de boletos para estos encuentros, para inventar cargos y variantes de precios a placer. Y quizá cuestan lo mismo las entradas a los festivales en otras latitudes, pero no es lo mismo, no sólo porque el poder adquisitivo en México no es igual al de "primer mundo", sino porque en otros países la reventa es incluso legal, además de que los precios son fijos y no variables mediante "fases" que coaccionen  al cliente para que compre en cuanto inicie la venta ("después estarán más caros o ya no habrá"), y no cuando pueda y quiera. Un ejemplo internacional en contraste: el acceso general al festival Lollapalooza 2022 en Chicago, Estados Unidos (28 a 31 de julio: www.lollapalooza.com/tickets) cuesta 125 dólares, casi lo mismo que la entrada general al Corona Capital (2 mil 500 pesos mexicanos, ya con cargos), pero como se dijo, sólo hay un precio fijo, sin fases (y si estas existen, son paulatinas). Hay quienes defienden tales precios, pues lo que cobran los artistas son costos estándar globales. Sin embargo, otros festivales mexicanos han demostrado que pueden traer grandes músicos sin que los precios de los boletos sean tan altos; por ejemplo, Ceremonia ha traído a Björk, Underworld, Beck, Massive Attack, y los boletos han estado debajo del costo habitual de los de Ocesa. Incluso cuando en Vive Latino (también de Ocesa) han estado bandas como Blur, Gorillaz, Arcade Fire, las entradas también son menores, quizá porque cuentan con más patrocinadores, buscando no encarecer de más un festival cuyo público es más popular. ¿Por qué el Corona Capital tiene que ser tan caro? Si bien siempre ha tenido un halo aspiracional, los precios de esta edición rebasan la realidad local e incluso rayan en falta de racionalidad y sentido común.

Libertad de consumo limitada

Es preciso que más voces se sigan elevando en contra de este despropósito cínico e impune. Que las condiciones de compra sean mucho más claras y transparentes. Que se legislen los huecos existentes y se pongan restricciones o límites a estos abusos. Que la Procuraduría Federal del Consumidor actúe de forma efectiva ante las denuncias constantes.

Las acciones de Ocesa son propias de un monopolio que al contar con más recursos y poder, contrata a muchos de los artistas internacionales que los afines al rock y la electrónica de calidad desean presenciar y ninguna otra compañía puede traer. Al haber poca competencia entre quienes programan a tales artistas, la capacidad real de elección de compra se ve anulada. No puede hablarse de una verdadera libertad al haber coacción psicológica y al no contar con otras opciones. Podría decirse que "basta no comprar", pero ésa es una respuesta ciega, superficial, conformista. El acceso a la música en vivo de calidad sí es un derecho cultural y tiene que ser garantizado, sin que esto implique ser víctima de abuso.








noviembre 15, 2019

Conciertos CDMX Nov 15 a 21, 2019 || PRE CORONA CAPITAL 2019, SEMANA DE LAS JUVENTUDES 2019, SIRENA FEST.

porque el espacio en el papel nunca es suficiente...
las RECOMENDACIONES de la 
RUTA SONORA

 CORONA CAPITAL 2019:
más guitarras
  SEMANA de las JUVENTUDES
 SIRENAS FEST
The B52s
El que México sea cada vez más un destino usual para las bandas internacionales, hace que con los años haya menos novedades entre quienes encabezan festivales, salvo cuando hay elencos de avanzada en encuentros como Nrmal, Bahidorá, Ceremonia o MUTEK. En el caso del Corona Capital, el concepto ha quedado más claro: no importa que la mayoría de sus cabezas de cartel ya hayan actuado en México o estén ya muy quemados, sino que convoquen, aunque quizá ya no tengan mucha innovación sonora qué ofrecer. Un espectáculo de clásicos recientes, digamos.
Con todo, el cartel de este festival internacional, en décima edición, trae consigo menos bandas de relleno; si bien las sigue habiendo, es menos, y es notoria la idea de volver a tener más guitarras, más propuestas subterráneas de calidad, y menos pop vacuo o desconocidos de no tan buena calidad. Igualmente, se evadió  prácticamente incluir hip hop, soul, R&B, dubstep o géneros cercanos. Hay menos electrónica, pero la incluida es bastante selecta.


The Raconteurs
Asimismo, hay gratas sorpresas: los históricos The B-52s, la estrella pop de buena factura del momento, Billie Eilish; primicias como The Racounteurs (una más de las bandas de Jack White), Sharon Van Etten, Car Seat Headrest, entre otras buenas propuestas “escondidas” (ver los seleccionados como “Agradables”). Otro buen punto, es que hay muchas mujeres en todo el elenco. Desafortunadamente, y se hará hincapié cada año, la falla sigue siendo que no haya bandas mexicanas, como si éstas no estuvieran ya al mismo nivel o incluso por encima de muchas de las incluidas. Otro tache se lo llevan los escandalosos precios de los boletos, pues cuando se ve que otros festivales con buenos carteles en México, cuestan menos, la sensación de atraco es inevitable.


 
A continuación, la ruta propuesta por este espacio, para su mejor disfrute,
si se es de gusto exigente:

Sábado 16

Obligados

The Strokes
De Estados Unidos:

The B52s (gogó / post punk / psicodelia)
The Strokes (revival post punk / garage)
Weezer (pop rock / soft grunge)
Cat Power (indie rock / pop)
Dirty Projectors (indie rock con toques experimentales vocales)
Mija (electrónica / house / funk /techno)








Franz Ferdinand

de Inglaterra:
Franz Ferdinand (pop rock / retro 80s)
Georgia (pop rock con arreglos electrónicos / original, experimental)

de Holanda:
Pip Blom (cuarteto de chicas / garage punk retro 90s)




Agradables

King Princess

De EU: 
Phantogram (dúo chico-chica; pop rock suave, clavadón, con toques de electrónica)
Tycho (dream pop con electrónica suave)
Poolside (electropop dance)
King Princess (pop acústico con ritmos electrónicos, indie, fresón pero de calidad, LGBT)
Sales (folk pop bonito, lo fi)
Phosphorescent (inspiración folk country con arreglos espaciales)
Nick Murphy -antes Chet Faker (electrónica atmosférica y viajera)



Travis
De Inglaterra:
Travis (pop rock "de estadio")
The Japanese House (dream pop).

De Australia:
Miami Horror (dance synth-pop)

De Alemania:
Alice Merton (pop rítmico, personal y ligero, de calidad)

De Irlanda:
Inhaler (retro post-punk)






Muy pop, genérico o aburridón

Noah Cyrus
De Irlanda:
Two Door Cinema Club (pop rock horrible)

De EU:
Noah Cyrus -hermana de Miley (folk pop lento... zzz)
Bad Suns (pop rock sin chiste)
St Lucia (electropop EDM genérico)
Shaed (electropop suave genérico)
Blossoms (pop rock simple)
Elley Duhé (pop con electrónica ligera, muy comercial y genérico)
David Keuning -guitarrista de The Killers. (retro glam rock 80s, horrible)

De Inglaterra:
Bruno Major (folk soul suave, aburrido)



Domingo 17

Obligados

Car Seat Headrest



De EU:

The Raconteurs (blues rock / hard blues / country / folk eléctrico)
Interpol (revival post punk /dark wave)
Car Seat Headrest (garage rock / punk / indie folk pop / lo fi)








Billie Eilish






The Voidz -con Julian Casablancas. (pop rock / synth pop)
Sharon Van Etten (indie folk con toques de electrónica)
Bille Eilish (electro-pop oscuro, muy comercial pero de calidad)






Bloc Party

De Canadá:
Broken Social Scene (indie pop rock con detalles de electrónica)

De Australia:
Kurt Vile (folk rock eléctrico)

De Inglaterra:

Bloc Party -tocando su exitoso disco Silent Alarm, de 2005 (revival funk-rock / pop)






Agradables

Kero Kero Bonito


De Inglaterra:
Keane (pop melancólico)
Years & Years (electrónica / synth-pop / dance pop)
Kero Kero Bonito (pop rock / synth / japo-pop)










Lucy Dacus


De EU:
Sofi Tukker (electro-pop selvático / funk)
Still Woozy (electrónica con elementos acústicos; original)
Lucy Dacus (indie folk con rock / canciones intimistas acústicas y con sintes)
Snail Mail (indie folk pop suave y triste)
The Front Bottoms (indie rock sencillo y alegre)
Two Feet (rock atmosférico con dubstep)

De Bélgica:
Brutus (post-rock / math core / metal)






Muy pop, genérico o aburridón

Flume
De Australia:
Flume (Electrónica EDM extremadamente comercial)

De EU:

MAX (cantante pop simple)
Hippie Sabotage (hip hop blanco deslactosado, aburrido)
Elderbrook (house fresón; no tan malo pero genérico)
The Midnight (electropop retro 80s, muy comercial)
Yung Bae (house genérico)
In the Valley Below (dueto de dark wave muy simple, reiterativo)
Dear Boy (pop rock genérico sin chiste)




16 y 17 de noviembre, Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez. 14 a cero horas. Quedan boletos de Fase 4 General para el domingo: $2099, aunque en los eventos de Facebook muchos venden entradas que ya no ocuparán. Detalles: www.coronacapital.com.mx




SEMANA DE LAS JUVENTUDES 2019: 
El Gran Silencio + Alejandro Marcovich + Triciclo Circus Band + Big Javi...

Alejandro Marcovich









Con una perspectiva diferente a sus ediciones pasadas, esto es, con una visión de no derroche, así como de incluir puro elenco nacional (bastante loable), se lleva a cabo hasta el 17 de noviembre (comenzó el día 11), la Semana de las Juventudes 2019, organizada por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE). Talleres, conciertos, actividades culturales, en diferentes sedes de la CDMX. Quizá el cartel no es muy actual, pero sí incluyente. Todo es de acceso gratuito, todo de 13 a 22 horas:


El Gran Silencio




Viernes 15. Electrónica rasposa y hip hop con: El Fausto, Dj Sueño, Dj Darwin Roa, Rap de mi Raíz, Santo Barrio, Mala Influencia, Remedio Kasero, entre otros. Faro de Oriente.

Sábado 16. Rock, reggae y ska: Alejandro Marcovich, Víctimas del Dr. Cerebro, Liran’Roll, Antidoping, Big Javi y los Tenampa, Los Victorios, entre otros. Monumento a la Revolución.

Domingo 17. Más ska y fusiones aledañas: El Gran Silencio, Triciclo Circus Band, Los de Abajo, Maskatesta, Nana Pancha, entre otros. Monumento a la Revolución.


SIRENAS FEST 
Tere Estrada






La cantautora y documentalista mexicana Tere Estrada encabeza el Sirenas Fest, Rockeras contra la Violencia. Hoy viernes: proyección del documental Hechizo de sirena, Tere Estrada en Colombia, de Johan Pascagaza (16 horas); charla para fomentar el liderazgo femenino: cómo han vivido la violencia las roqueras desde los años 50 hasta nuestros días (17 horas). Mañana: concierto con la misma Tere, Lety Servín y Gabriela Serralde; 15 horas. Faro Tláhuac, acceso libre.